S.O.S.: Aborto provocado

Pin It

Hoy presentamos una nueva sección en el blog.

Queríamos haber ofrecido otro blog desde el que tratar este tema en exclusiva, con otra lista de suscripción, con otra identidad. Creemos que es un tema lo suficientemente importante como para darle la prioridad que se merece. Pero no contamos ahora mismo con medios técnicos y humanos para desplegar todo lo que supondría así que hemos decidido hacerlo desde aquí.

Al fin y al cabo también hablamos de duelo aunque el aborto haya sido provocado y voluntario. También es un duelo negado, por las madres, los padres, el sistema médico, la sociedad… Nos suena familiar, ¿no?

No vamos a entrar en el tema de aborto sí o no. No creemos que sea nuestro cometido. Cada cual tiene sus creencias y es mayor y libre para tomar sus decisiones afecten a quien afecten. Cada cual es libre y responsable. No vamos a juzgar a nadie.

Sólo queremos acompañar, escuchar, comprender, ayudar, clarificar…

Las estadísticas hablan de la gran cantidad de mujeres que abortan al año, desde hace muchos años. ¿Cómo han vivido sus duelos todas estas mujeres? ¿Se han dado permiso para hacerlo? ¿Cuántas lo viven en silencio? Cuántas lo han podido “digerir” realmente? ¿A cuántas les ha “explotado” años después este hecho de sus vidas como consecuencia de otras experiencias que les ha tocado vivir?

Muchas mujeres seguirán queriendo dejar esta página de su vida atrás y mirar adelante sin entrar en ella de ninguna manera. Éstas son las que verán este espacio un lugar inútil y una afrenta para los llamados derechos adquiridos de la mujer. No pretendemos ofender a nadie. Si no te interesa el tema te invitamos a que visites otros sitios en internet con otras temáticas, seguro que encontrarás alguna que te sea grata.

Para otras mujeres será un lugar desde el que tal vez poder descubrir sus sentimientos profundamente guardados, observarlos, darles el lugar que se merecen en su vida y continuar adelante. Para todas ellas, esperamos ser un pequeño faro en la playa de sus vidas.

Un saludo.

Mónica Alvarez