Del blog de Kai: Contacto piel a piel

Pin It

Paloma es una mamá muy especial que tuvo el pasado otoño un bebito también muy especial llamado Kai. Queremos enlazar a su blog con este relato. Otro día os hablaremos más de ellos. De momento es nuestra manera de unirnos a la celebración del Día Mundial de los Derechos del Nacimiento, el 7 de junio de 2011.

 

Contacto piel a piel (5-2-11)

 
Recuerdo como si fuera ayer, que después de parir a mi hijo primogénito me sentí poderosa, ese poder, esa sabiduría ancestral me han acompañado desde entonces. “Me sentí una con todas las mujeres que han parido alguna vez. Me sentí poderosa y conectada con algo de mi interior que no sabía que estaba ahí. Ocupé mi puesto entre el linaje de las mujeres madres” Suelo estar conectada con mi cuerpo y siempre me he sentido profundamente conectada con mis hijos, cuando estaban creciendo dentro de mi. En este último embarazo esta conexión ha sido vital y me atrevo a decir que providencial. Yo no sabía entonces lo que acaban de confirmarnos tres  meses después de su nacimiento (que tenía una trisonomía incompatible con la vida) En todo momento me negué a hacerme amniocentesis, cariotipos, por lo que a parte de la información de las ecografías, no sabíamos exactamente el problema que pudiese tener nuestro bebé. Por eso los médicos nos ofrecían (aparte del aborto), la posibilidad de intervenciones intrauterinas, de provocar el parto, de operar al bebé nada más nacer etc…Y yo después de instantes de duda, siempre decía a todo que NO, porque yo no veía futuro. Cuando el parto era inminente volvieron a preguntarnos que hacer con el niño cuando naciese y  tras una mirada a mi marido yo bien segura y con lágrimas en los ojos, dije que lo único que deseaba era que mi hijo permaneciese en contacto piel a piel conmigo.
Nuestro bebé vivió aproximadamente quince minutos, pero esos minutos permaneció encima de mi pecho y con su manita agarrado al dedo de mi marido. Hoy hace tres meses de aquella bienvenida y de aquella despedida y me siento profundamente feliz e inmensamente agradecida. ¡¡¡Gracias Señor porque me diste en esos momentos “sabiduría” para no escuchar a aquellos “expertos” que me decían que en  una situación así, el contacto piel a piel era algo secundario!!!!.
…..Es lo único que se llevó nuestro hijo de recuerdo…. de su corto paso por esta vida….el olor, el calor, el amor, de su mamá y su papá.
 

Nota: La cita de diferente color aparece en el libro “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer”

 
 
Pin It

Comments

  1. says

    Uf, cómo me he emocionado… Qué vida tan breve tuvo el pequeño Kai y, sin embargo, debió de ser feliz pues conoció el amor de sus papás en esos instantes y no el contacto frío de los extraños, ruidos y luces…

    Gracias por compartirlo.

  2. says

    La verdad es que se me aguaron los ojos. Qué valentía la de esta mamá. Y qué oportunidad maravillosa para trascender y dar luz a esta experiencia.
    Katrina

  3. says

    Hola Katrina! Gracias por tu comentario y por enlazarnos. Te visité pero no me dio tiempo a saludarte allí, me alegro poder hacerlo de esta manera. Un abrazo muy fuerte!! Tengo pendiente visitarte de nuevo y dejarte mi comentario :)

Trackbacks

Leave a Reply